miércoles, 21 de noviembre de 2012

Reseña de Antología Z vol. 1



Personalmente me encantan las antologías, me parecen el medio perfecto para enamorarse o reencontrase con un género en particular. En el caso de la literatura zombi, el público latinoamericano no tiene una gran oferta de antologías, lo que sin duda es una verdadera lástima, puesto que realmente hay grandes relatos en algunas de ellas. En esta ocasión en particular dedicare unas líneas a la Antología Z vol. 1 de la Editorial Dolmen, una de las más importantes en el género. 

 

Por su propia naturaleza, toda antología está compuesta por una diversidad de estilos y manejos del lenguaje que difícilmente encantaran a todos los lectores, es normal, una buena antología siempre buscar reunir dentro de sus páginas un amplio espectro de historia más o menos coherentes con un planteamiento general. En el caso de esta antología, la calidad de los relatos es realmente sobresaliente, salvo por un par de excepciones, las historias están tan bien concebidas como representadas, e incluso la mayoría de ellas innovan en el género zombi, llevando sus tramas un paso de más allá de la simple descripción de un apocalipsis de muertos vivientes.

Los relatos que componen la antología son:

El judío, de José Martin Ramiro

Ave Cesar, los que van a morir resucitaran, de Miguel Ángel González Díaz

Tiene mensajes nuevos. Para escucharlos pulse…, de Ángel Villán

El huésped, de Álvaro Peiró Burriel

En el metro, de Álex Gómez

Declaración de un superviviente, de Álex Gómez

No por mucho madrugar, amanece más temprano, de Avelino Marcos

Casi humano, de Paola Fuentes Claramonte

La ultima balada de Xeoglia, de Albert Sanz

Santuario, de Óscar Felipe

¡Clonk!, de Sergio de Marcos

Fragmentos de nuestra muerte, de Santiago Eximeno

El ansia, de Álvaro Fuentes

Floro, de Luis Alonso

Marchitas por dentro, de David Mateo (Autor de la novela Carne muerta y de la que se desprende este relato)

Trabajo inacabado, de Santiago Sánchez Pérez (el querido Korvec, autor de la genial saga del Camino de la Cabra, una de las grandes trilogías del género zombi)

Estoy cambiando…, de Fernando Corvillo Rodríguez

3113, de Óscar de Marcos

Epilogo



Como se ve, tenemos al alcance un gran repertorio de posibilidades de vivir el apocalipsis zombi, desde la perspectiva de gente común y corriente, lo que sucede en el grueso de las historias o desde la perspectiva de una raza alienígena en extinción o la del mejor amigo del hombre. Todo un agasajo,

En lo personal me encantaron la mayoría de las historias, pero definitivamente hay algunas que me sorprendieron enormemente por su originalidad y excelente planteamiento. Relatos como El judío (que no concluye sino hasta el epilogo de la antología), Tiene mensajes nuevos. Para escucharlos pulse…, Trabajo inacabado, Floro y 3113 son imperdibles, y de seguro encantaran a todos los amantes del género y a los que les agradan las buenas historias.

Mención especial me merecen Floro y 3113. En el caso del primero nos encontramos con un relato brutal y crudo con una temática tan fuerte que puede llegar a herir susceptibilidades. No es un relato fácil de leer ni de digerir por su crudeza, y aunque en lo personal no me gustó, ello no me priva de decir que esta genialmente elaborado y contado. Léase bajo su cuenta y riesgo.

Finalmente, 3113, no me encantó, sino lo que le sigue, rara vez me encuentro con una historia en la que se fusionen diversos géneros de manera tan natural y precisa. El relato es un crisol en el que conviven de manera armónica el zombi, la ciencia ficción y el horror cósmico, toda una experiencia que el lector no se puede perder.



Lo mejor

La gran calidad de casi todos los relatos y su originalidad. La genial portada y el estilo ya característico de la línea Z de Dolmen.



Lo peor

Que no ha llegado al público americano (ni esta ni las cinco que le siguen) y que quizá nunca llegue. Una verdadera lástima, pues es una gran obra.

1 comentario:

Angelica Hernandez dijo...

Concuerdo con el relato Floro

No me gusto para nada, hablaba mas de violaciones y maldad que de Zombies.

Definitivamente mr ha horrorizado