miércoles, 20 de marzo de 2013

Reseña: Demonio de Libro




Aún y cuando me gusta la literatura de terror, no soy muy dado a los autores modernos, pues me parece que les falta esa chispa que sin lugar a dudas encontramos en los clásicos. Cuestión de percepción me imagino.

      El libro del que les hablare en esta ocasión es trabajo de un autor moderno, en específico del escritor Clive Barker. La obra lleva por título Demonio de libro y dada la ya añeja relación que hay entre los poderes de las tinieblas y ciertos textos (Necronomicón, El Rey de amarillo, etc.), la novela llamó de inmediato mi atención, sobre todo por la breve sinopsis que puede leerse en la contracubierta:


Esta escalofriante novela, en la que un demonio medieval se dirige directamente al lector con tono mortífero unas veces y seductor otras, es una autobiografía nunca antes publicada que fue escrita en el año 1438. El demonio se ha introducido en las mismísimas palabras de esta historia de terror y ha convertido el libro en un objeto peligroso y lleno de amenazas con la intención de liberarse y ejercer su poder.


¿Tentador? Por supuesto, tristemente esas breves líneas prometen mucho más de lo que realmente nos encontramos en la obra.

Todo comienza bastante bien, con una orden seguida de una advertencia que nos hace una voz que desconocemos a quién pertenece y que nos conmina insistentemente a terminar con la lectura y con la existencia misma del libro. Hasta ahí todo muy bien e interesante, pero conforme van pasando las palabras y las páginas después, la lectura se vuelve pesada, aburrida, pues lo que nos va revelando la trama no es nada sorprendente ni demasiado imaginativo.

De hecho me sorprendió encontrar en las primeras páginas de la historia un error de bastante consideración que no sé si sea cosa de la traducción o un descuido (bastante grosero, he de decir) por parte del autor. En un punto de la trama el protagonista y otro personaje son pescados, literalmente, por un grupo de cazadores de demonios, el cual logra su hazaña atrayéndolos con una carnada compuesta por trozos de carne y latas de cerveza, lo que podría dejarse pasar de no ser por el hecho de que los cazadores y el mundo al cual es atraído el demonio pertenecen a nuestra época medieval, y estoy bastante seguro que durante ese periodo histórico no había ¡cerveza en lata!

Lo anterior no sería tan malo si la historia fuera buena y entretenida, sin embargo no lo es; pues ya como dije en su momento, ésta comienza de manera interesante, pero tras unas cuantas líneas se convierte en una serie de hechos pesados y aburridos que no fueron capaces de atraparme ni interesarme. Aunque la trama mejora un poco antes del final, al llegar a éste la historia cae de nuevo en un bache y ya no sale de él, dejándonos de este modo un final pobre y carente tanto de contenido como significado.


Como suele suceder en estos casos, leí reseñas hechas por otros lectores, viendo en ellas algo muy cercano a mis propias conclusiones, las cuales se resumen en que aún y cuando se nota el oficio del escritor, el libro no es bueno, cuando mucho medianamente decente, pero del todo alejado a lo que pretendía ser.

      Sé que Barker es considerado uno de los más grandes exponentes modernos del género del terror, no obstante, tras leer Demonio de libro no tengo idea de por qué se le tiene en semejante estima. Tal vez en el resto de sus obras sí se dé en toda su gloria la capacidad de Barker como maestro del horror, pero en lo que es ésta obra no queda bien parado. Una lectura que no puedo recomendar.



Características

Titulo: Demonio de libro

Autor(es): Clive Barker

Tema: narrativa

Editorial: La factoría de ideas

Edición: Primera, rustica

Año: 2011

ISBN: 978-84-9800-778-7

Paginas: 249

Precio: $95 (pesos mexicanos)


Lo mejor

Un buen inicio que lamentablemente va degenerando en una trama aburrida, poco imaginativa y con errores. La idea sin duda es buena y atractiva, pero falla en su ejecución.


Lo peor

No es lo que promete, tiene errores graves. No engancha ni deja satisfecho por su pobre planteamiento y su mala ejecución.

No hay comentarios: