jueves, 16 de mayo de 2013

Reseña: La hora del mar




Da verdadero gusto cuando un autor va evolucionando y comparte con nosotros historias cada vez de mayor alcance y calidad. A Carlos Sisí lo conocí por su primera novela: Los caminantes, una novela de género Z ambientada en la ciudad española de Málaga y ya todo un referente para quienes son afines a ese tipo de literatura. Posteriormente vinieron Necrópolis y Hades Nébula, continuaciones de su saga zombi y una breve novela titulada Edén interrumpido, de la que ya les he hablado en alguna otra ocasión y que aunque sigue dentro del género del terror se desprende de la figura del zombi para avocarse a un horror más íntimo y «factible».
      De estas obras sólo puedo decir cosas buenas por la gran calidad que destilan en cada una de sus páginas. Sisí no es únicamente un narrador habilidoso, sino que también es magistral a la hora de crear ambientaciones y personajes, los cuales verdaderamente te hacen ser partícipe de lo que acontece en la narración, haciéndote sentir que más que un lector eres un testigo de lo que sucede.


      Bastaría con esas obras para demostrar que el buen Carlos es un gran escritor, por fortuna su impulso creativo parece no querer agotarse y en menos de un año nos ha entregado dos nuevas historias: La hora del mar y Panteón, con la cual, por cierto, se hizo acreedor a un premio Minotauro.
      En esta ocasión toca hablar sobre La hora del mar, y me temo que no podre hacerlo con mucha objetividad, pues es una gran obra que sencillamente me encantó. Tampoco me siento con la libertad de hablar en profundidad sobra la trama, ya que esta es tan buena que me parece lo más apropiado dejar que cada uno descubra por sí mismo las múltiples historias que componen el gran argumento de la novela.
No obstante, si puedo decir que todo comienza con una situación común e inocente, la cual se ve teñida de maravilla y asombro cuando de la nada cientos (¿o miles?) de peces suben muertos a la superficie de los océanos. A partir de ese punto se suceden una serie de eventos, cada uno más sorprendente que el anterior, los cuales, en el menor de los casos, le harán ver su suerte a la humanidad, llevándola a una situación tan imposible como desesperada. Todo ello aderezado con descripciones de escenarios, situaciones (algunas de ellas alucinantes) y personajes tan creíbles y bien construidos como nos tiene acostumbrados el buen Carlos. Mención especial me merece el antagonista humano de la trama, tan memorable, entrañable y despreciable como su padre Isidro de Los caminantes.
Tras finalizar (y disfrutar) la lectura de La hora del mar, es difícil acomodarla en un género en particular, pues contiene elementos de ciencia ficción, apocalíptico, acción, horror cósmico, thriller, todos conjugados con gran oficio, lo que mantiene al lector en un estado constante de asombro, tensión y de querer saber que sucede más adelante con los múltiples protagonistas alrededor del mundo.


Me ha gustado tanto La hora del mar que me encantaría poder llegar a verla en el cine, sin embargo, por su propia naturaleza, me parece que el celuloide le quedaría demasiado corto, pues la tecnología actual no permite recrear de manera fidedigna su argumento ni tratar con respeto el papel que cada uno de los personajes (que no son pocos) juega en él.
Una lectura imprescindible para todo aquel que guste de las buenas historias.


Características
Titulo: La hora del mar
Autor(es): Carlos Sisí
Tema: ciencia ficción, apocalíptico, terror
Editorial: Minotauro
Edición: Primera, electrónico
Año: 2012
ISBN:
Paginas: 517 (en formato epub)
Precio: $229 (pesos mexicanos en su versión electrónica)

Lo mejor
La trama, la descripción de los eventos. El gran nivel de investigación que el autor realizo. Sus personajes, todos ellos creíbles e imprescindibles para el feliz desarrollo de la historia

Lo peor
Un par de hilos sueltos en el final, pues el destino de algunos personajes no queda del todo claro. Y sin lugar a dudas, el que no se encuentre en formato físico en el continente americano (una queja ya bastante común).

No hay comentarios: