sábado, 4 de octubre de 2014

Sherlock Holmes: el hombre que no existía. El plazo se acerca a su fin

¿Qué tienen en común Allan Quatermain, la Sombra, Doc Savage, cierto Devorador de Mundos, H. G. Wells, una dupla de superhéroes bastante famosos, ciertas razas alienígenas que incluyen fieros conquistadores y eruditos parasitarios, alteraciones temporales, un famoso mago y un reconocido ladrón, Harry Dickson, John Carter de Marte, los horrores de más allá de las estrellas de Lovecraft, el Himalaya, Borges, Sherlock Holmes y otras tantas figuras queridas y admiradas por muchos…?

Honestamente no lo sé, ¡pero por Crom y Cthulhu que me gustaría llegar a saberlo! Para ello, el crowdfunding orquestado por el maestro Lem Ryan a través de la plataforma Verkami, tiene que llegar a buen puerto. Y eso sólo va a suceder si suficientes interesados colaboran y difunden el proyecto cuyo interés y atractivo se encuentran fuera de toda discusión.


Sherlock Holmes: el hombre que no existía es un pastiche holmesiano, pulp hasta la medula, creación de Lem Ryan (Francisco Javier Miguel Gómez), uno de los últimos exponentes de la época de oro del bolsilibro español, quien no se ha mantenido ocioso y en fechas recientes nos ha entregado obras como La frati nigra (2013) y la reedición de clásicos de su autoría como Katham y las sombras del caos, La espada de Katham o Cazadores de vampiros.


Por si eso fuera poco, cosa difícil, en el proyecto de financiación de Sherlock Holmes: el hombre que no existía, participa también Sergio Bleda, gran artista a quienes muchos recordamos por sus magníficas ilustraciones en los trabajos de otro de los grandes: Alberto López Aroca.


 Sherlock Holmes: el hombre que no existía es ya casi una realidad, sin embargo, esto no acaba hasta que se acaba, así que si desean colaborar y dar un último empujón a este libro que promete tanto, lean la descripción del proyecto, entren a la plataforma Verkami, aporten y difundan. El señor Sherlock Holmes de Baker Street nos necesita.

Descripción del proyecto
Londres, a comienzos del siglo XX. El escritor Herbert George Wells, padre de la ciencia ficción moderna, es invitado a participar en una sesión de hipnotismo en la que Sherlock Holmes intenta averiguar la verdad sobre un hombre amnésico que dice llamarse Jorge Luis Borges y que le ha pedido ayuda. Durante la ceremonia, dirigida por el eminente psiquiatra Sigmund Freud, el enfermo hace revelaciones que dejan a todos desconcertados y convencidos de su irremediable locura, pero, una vez acabada ésta, Borges es secuestrado por unas extrañas criaturas.

Viajes en el tiempo, seres extraterrestres, conspiraciones internacionales, y una amenaza venida de lo más profundo del espacio que hará tambalear a la propia realidad. Además de héroes tales como Doc Savage, La Sombra, Allan Quatermain, John Carter de Marte... Y, sí, también uno que proyecta una sombra de murciélago, y otro vestido de rojo y azul capaz de volar. Y un espantoso devorador de mundos. Y, por supuesto, sadritas, muchos sadritas, aunque algo diferentes a los que conocéis, emparentados éstos con bestias surgidas del imaginario de Lovecraft.

No hay comentarios: